Categories
Blog

¿Cómo Hackear Contraseñas Wi-Fi en el Computador, Android e iPhone?

Las redes inalámbricas son algo que ya forma parte de cualquier hogar. Conexiones que no requieren cables y que permiten que tanto ordenadores, como teléfonos o incluso televisores puedan conectarse a la red de redes para nutrirse de estas y permitir a los usuarios tener acceso a todo lo que el entorno digital puede ofrecer.

Algo tan extendido como accesible. De hecho, para demostrarlo, vamos a explicarte cómo hackear contraseñas Wi-Fi. Te explicaremos en esta guía que necesitas previamente, como también los métodos que hay tanto para móviles como para PC y cuáles son los más fiables. ¿Quieres más? También lo tienes, y es que además de todo esto te ayudaremos con unas pautas adicionales para reforzar la seguridad de tu red inalámbrica en casa.

Contraseñas wifi

¿Qué necesito para hackear una contraseña Wi-Fi?

El paso previo a la realización de cualquiera de los métodos que vamos a realizar aquí es la preparación. Es fundamental prepararse adecuadamente y asegurarse de cumplir tanto el lado técnico como el legal para evitar problemas en todos los sentidos posibles. Como bien explicamos en otras de nuestras guías, como por ejemplo la dedicada a espiar teléfonos móviles, es fundamental cumplir con ambas parcelas para no tener ni complicaciones al aplicar las técnicas ni consecuencias legales que puedan afectarte seriamente.

Lo primero que vamos a aclarar en todo esto es que la mejor opción a la que recurrir en este caso es a un PC. Los ordenadores son mucho más potentes que los dispositivos móviles y, además, están mucho más preparados para afrontar grandes cargas de trabajo durante mucho tiempo. Eso es algo indispensable para conseguir buenos resultados, aunque también hemos de decir que existen alternativas disponibles en teléfonos móviles.

En el caso de querer recurrir a los smartphones para hackear claves de Wi-Fi, es muy probable que tengas que modificarlos ligeramente. Para usar las herramientas más potentes dentro de este ámbito, se suele exigir que el terminal esté rooteado o que tenga el Jailbreak aplicado. Esta es la única manera que hay actualmente de usar las mejores apps para piratear redes inalámbricas en móviles. Los que hayan utilizado alguna vez aplicaciones de rastreo avanzadas seguramente estarán más que familiarizados con esto.

Junto a todo esto, que bien se podría englobar dentro del lado técnico del hackeo de claves Wi-Fi, entra en juego el lado legal. Aquí es donde entran en juego las condiciones dictadas por la ley para permitir el pirateo o acceso a redes inalámbricas ajenas. Algo de lo que vamos a hablar en profundidad en el siguiente apartado.

Y la ley, ¿qué dice al respecto?

Cuando pensamos en piratear redes Wi-Fi, o incluso en piratear cuentas de Instagram, la ley establece dos pautas muy bien claras y diferenciadas. Son dos condiciones que exponen claramente los escenarios en los que se puede actuar sin que haya ningún tipo de repercusión negativa desde una perspectiva legal, por lo que conviene entenderlas al máximo y asegurarse de entrar dentro de sus dictámenes para no toparse con sorpresas desagradables más adelante.

Las condiciones legales que contemplan la posibilidad de hackear una red Wi-Fi son muy simples: puedes hacerlo si eres el propietario de la red o si su propietario está bajo tu tutela legal, como también puedes hacerlo en el caso de que su dueño ofrezca su consentimiento para hacerlo. Como hemos dicho, son dos escenarios bastante fáciles de entender, y en los que no hay margen alguno para malinterpretaciones.

Debes asegurarte de cumplirlos porque, de lo contrario, podrías enfrentarte a sanciones que van desde las multas hasta las penas de cárcel. No te conviene salirte de los márgenes legales para obtener una clave de Wi-Fi, por lo que es vital que tengas muy presente lo que hemos explicado.

De hecho, te conviene tenerlo totalmente presente porque, más adelante, vamos a ver los métodos legales y más eficaces que hay para obtener las contraseñas de estas redes. Tanto si vas a usar un teléfono móvil como si haces caso a nuestras recomendaciones y usas un PC, vamos a darte los recursos y los pasos que debes seguir para conseguir acceder a esa Wi-Fi que se te resiste. Algo ideal, sobre todo, si quieres poner a prueba su seguridad.

Cómo piratear contraseñas Wi-Fi

Una de las grandes virtudes del hackeo de contraseñas Wi-Fi es que, de la misma forma que sucede al intentar piratear cuentas de WhatsApp, tienes varios métodos a tu disposición. En este caso en concreto, las técnicas varían ligeramente en función de si utilizadas Android o iPhone, y cambien por completo si te lanzas a por la opción más completa y recomendable: el uso del PC.

Vamos a explicarte lo que tienes que hacer en cada caso, aunque no te garantizamos que obtengas buenos resultados si recurres a los smartphones. Por su naturaleza, por su arquitectura y por sus prestaciones, no están completamente preparados para descifrar contraseñas de redes. Pueden hacerlo, aunque son mucho más limitados en cuanto a posibilidades y resultados que la opción del ordenador.

Aun así, vamos a ayudarte para que puedas hacerlo independientemente del dispositivo que quieras utilizar. Esta completa guía contempla todos los escenarios posibles para que nadie se quede sin la oportunidad para intentarlo. Escojas el medio que escojas, siempre tendrás una forma de proceder, y aquí te la vamos a desgranar por completo para que no haya lugar para dudas.

Hackear una red Wi-Fi usando Android

El método que vamos a ver aquí puede resultar familiar, por requisitos, para aquellos que alguna vez hayan indagado en cómo espiar un móvil Android. Volvemos a insistir en que el mejor camino para conseguir buenos resultados es el PC; pero tampoco podemos despreciar lo que ofrece el sistema operativo de Google con estos teléfonos, ya que son tan versátiles que tienen la capacidad de conseguir las claves de algunas redes Wi-Fi en unos márgenes de tiempo llamativamente reducidos.

Es fundamental que el dispositivo esté rooteado, como también que cuente con un chip Broadcom en su interior, de hecho, esto último es un requisito obligatorio. Si no se cuenta con el chipset BCM4329 o con el BCM4330, no se puede utilizar la aplicación BCmon que, a día de hoy, es la mejor que haya para piratear redes Wi-Fi desde un móvil Android.

Antes de seguir, debemos concretar que existe otra alternativa llamada Androdumper, aunque el problema de esta es que está mucho más limitada y es más difícil que logre descifrar redes inalámbricas. El lado positivo de esta es que no necesita que el dispositivo este “rooteado”.

Después de explicarte todo lo necesario, vamos a ver ahora qué tienes que hacer para hackear una clave de Wi-Fi utilizando un smartphone Android:

  1. En primer lugar, debes cambiar los ajustes del terminal para permitir la instalación de apps de origen desconocido.
  2. Hecho eso, acude al navegador y busca en la red la aplicación BCmon. Cuando des con ella, tendrás la ocasión de descargar un fichero .apk. No dudes, y hazlo.
  3. Una vez se haya descargado, abre dicho fichero y comenzará la instalación de la app para piratear redes.
  4. Cuando termines con esta instalación, debes buscar otra aplicación compañera llamada Reaver. Será la herramienta principal para debilitar la seguridad de la red objetivo. Descárgala e instálala.
  5. Con todo instalado, abre BCmon y activa el modo monitor para que comience el escaneo.
  6. No cierres la app y cambia a Reaver.
  7. Te preguntará si vas a usarla con fines legales, evidentemente, debes responder que sí.
  8. Después de eso, elige la red que quieres atacar y confírmala.
  9. Ve a los ajustes dentro de la configuración y marca la casilla de “Configuración automática avanzada”. De esta forma, establecerá los mejores parámetros para trabajar.
  10. Acto seguido, pulsa en el botón para comenzar el ataque a la red Wi-Fi.
  11. Ahora, tienes que dejar al teléfono trabajar. Es posible que tarde desde unos minutos a unas horas, en función de la complejidad de la clave.

Aunque no es la vía más aconsejable, la de Android es la mejor forma de conseguir buenos resultados al descifrar claves inalámbricas en móviles. La otra opción es la de iPhone y, como veremos a continuación, queda bastante más limitada tanto por posibilidades como por resultados.

Hackear una Red Wi-Fi usando un iPhone

Hackear redes Wi-Fi usando teléfonos iPhone es totalmente posible, aunque no puedes esperar los mismos resultados que si utilizaras un PC con el mismo cometido. Una de las grandes particularidades de este método es que tiene unos requisitos casi idénticos a los que tiene espiar un móvil iPhone, por lo que esto ya lo vuelve algo más asequible para quienes alguna vez hayan experimentado esa vía.

Parte de esos requisitos es tener el teléfono con Jailbreak aplicado, ya que es la mejor manera de utilizar esas herramientas que no se encuentran en la App Store. Asimismo,  también es lo que permite sacar más rendimiento todavía al terminal, algo fundamental para poder garantizar buenos resultados al optar por esta vía.

Partiendo de esos dos puntos, otro fundamental es descargar la app Wifi2Me, dado que es la clave de todo esto. Es una herramienta gratuita perfecta para piratear redes inalámbricas en iOS, de hecho, es de las más utilizadas en este entorno para detectar fallos de seguridad en este tipo de redes. En su contra juega el hecho de que no funciona con todas las redes ni con todos los routers del momento, y eso hace que su radio de acción quede bastante limitado.

Aun así, dado que es la mejor opción para hackear claves de Wi-Fi en móviles iPhone, vamos a proceder con ella explicándote los pasos que tienes que seguir. Esto es lo que tienes que hacer:

  1. Con tu teléfono iPhone, busca y descarga la aplicación Wifi2Me. En caso de que prefieras otra opción, puedes recurrir a un iPad, también válido para este proceso.
  2. Una vez se haya instalado, abre la aplicación y se abrirá frente a ti un menú de opciones.
  3. Dentro de este, dirígete a la sección “Network” y elige en él la red que tengas como objetivo para el pirateo.
  4. Para poder escogerla, debes comprobar que junto a ella aparece un indicador señalando que es compatible. Si no lo es, no podrás avanzar.
  5. Si es compatible, tan solo marca la red y avanza.
  6. Al hacerlo, comenzará a trabajar el programa. Su método de acción consiste en enviar y recibir paquetes de información constantemente, saturando así la red para conseguir la clave.
  7. Cuando termine, algo que verás cuando la barra indicadora se llene, podrás ver la contraseña que querías. ¡Ya lo has conseguido!

Este proceso puede prolongarse durante más de cinco horas si el cifrado lo pone muy difícil. De hecho, el tener que estar trabajando constantemente para descifrar la contraseña es algo que puede causar problemas en el terminal por el hecho de tener que estar constantemente afilando su rendimiento.

Hackear una Red Wi-Fi usando un PC

Tal y como venimos adelantando desde el comienzo de este texto, hackear una clave de red Wi-Fi utilizando un PC es la forma más eficaz que hay para conseguirlo. Los ordenadores son el equipo perfecto para conseguir buenos resultados en esta materia, ya que están pensados para trabajar en varios frentes de forma simultánea y, además, cuentan con una potencia mucho más elevada que la de cualquier dispositivo móvil que se pueda utilizar con el mismo fin.

No vamos a insistir más, ni tampoco a subrayar más veces por qué esta es la mejor opción para piratear redes Wi-Fi. Por lo tanto, vamos a centrarnos ahora en los requisitos necesarios para garantizar la obtención de la clave que buscas. Necesitarás tener una distribución especial de Linux llamada Airoway, aunque también puedes utilizar otra llamada Kali. Elijas la que elijas, debes copiarla en una memoria USB que tendrás que usar como dispositivo de arranque en tu PC.

¿Te parece demasiado complejo? No te preocupes, vamos a explicarte todos y cada uno de los pasos que tienes que seguir para piratear una red Wi-Fi en tu PC, comenzando por modificar el arranque y cerrando con la obtención final de la contraseña que buscabas:

  1. Modifica la BIOS de tu PC para establecer el puerto USB como el primero a analizar a la hora de arrancar. Para ello, pulsa “Supr” o “F2” al encenderlo, accediendo al menú.
  2. Después, cambia los ajustes de arranque “Boot Settings” para establecer el USB como dispositivo primario.
  3. Ahora, enciende de nuevo el PC con el USB insertado. Recuerda que en él debes tener la distribución de Linux que hemos mencionado más arriba.
  4. Al hacer esto, verás que la pantalla de inicio es diferente a lo que habías visto hasta ahora. Espera a que termine y ya estarás dentro de Linux.
  5. Una vez en su interior, abre la consola de comando, dado que será nuestro epicentro para trabajar.
  6. En esta consola, introduce el comando “airmon -ng” para comprobar que la tarjeta wifi del PC es válida para esto. Si todo va bien, podrás seguir. Si no, debes volver por donde has venido.
  7. Ahora, escribe el comando “airmon -ng check kill” para hacer una limpieza de procesos y mejorar la eficiencia del PC.
  8. Vamos ahora con la activación del modo monitor. Para esto, lo que se debe hacer es introducir el comando “airmon -ng start wlanX”. La “X” en cuestión será el número aparecido dentro del campo “Interface” en el listado aparecido al aplicar el punto 6. En este ejemplo procederemos sustituyendo la X por un 0. De esta forma, el comando sería “airmon -ng start wlan0”.
  9. Proseguimos con otro comando en esta misma ventana. Ahora hay que escribir “airodump -ng wlan0mon” para que la tarjeta de red comience a captar la señal de redes cercanas.
  10. Verás todo un listado de resultados. Dentro de este, debes centrarte en la columna “ESSID”, ya que ahí es donde tienes que encontrar el nombre de la red que quieres hackear. Cuando la encuentres, anota los datos de los campos “BSSID” y “CH”.
  11. Ahora, dentro de esta misma ventana, introduce el comando “airodump -ng -CH -bssid BSSID -write (nombrefichero) wlan0mon”. En BSSID y CH debes introducir los datos anotados en el apartado anterior, mientras que en “nombrefichero” debes poner el que consideres adecuado para guardar los paquetes.
  12. Después de esto, tienes que abrir otra ventana adicional del terminal de comandos para hacer un barrido de conexiones. De hecho, lo que viene a continuación nos obliga a aconsejarte aplicar este método de noche para no causar complicaciones.
  13. En esta ventana que acabas de abrir, debes escribir este comando: “aireplay -ng -0 10 -a BSSID – e ESSID wlan0mon”. En los campos BSSID y ESSID se deben introducir los datos anotados hasta el momento.
  14. Ahora, deja que el ordenador trabaje en ambos frentes y aprovecha para volver a la otra ventana.
  15. En esta primera consola de comandos que abriste, debes introducir ahora el comando “aircrack -ng (nombrefichero) -w (diccionario)”. En “nombrefichero” debes introducir el creado en uno de los puntos anteriores, y en el diccionario tienes que elegir el que desees utilizar para el cifrado. Lo encontrarás, seguramente, entre los ficheros de la herramienta de pirateo, tiene la extensión “.txt”.
  16. Hecho todo esto, lo que debes hacer ahora es dejar al equipo trabajar todo el tiempo que necesite hasta conseguir resultados. No te preocupes, porque su labor puede prolongarse durante mediodía incluso.
  17. Cuando termine, verás que aparece un mensaje en el que aparece el texto “KEY FOUND !”. Al lado de ese mensaje tendrás la contraseña del Wi-Fi.

Este método funciona con prácticamente cualquier red inalámbrica que puedas encontrar, tardando más o menos tiempo en función de su grado de seguridad. Lo único necesario es contar con un equipo con un buen nivel de potencia y no tener problemas para dejarlo encendido durante las horas que sean necesarias. Cumpliento ambos aspectos y siguiendo todos los pasos indicados, no tendrás problema alguno en descifrar la contraseña, por difícil y compleja que pueda ser.

Cómo proteger tu contraseña de red Wi-Fi

Viendo todo lo que has visto hasta el momento, suena prácticamente obligatorio el saber cómo proteger tu red Wi-Fi ante posibles ataques externos. Aunque parezca algo imposible, es bastante habitual que haya hogares en los que existan inquilinos inesperados en las redes Wi-Fi, algo que puede poner en peligro no solo el rendimiento de la red, sino también los dispositivos conectados.

¿Crees que es una exageración? Pues entonces debes saber que acceder a una red permite acceder a un router, y que eso al mismo tiempo permite acceder a la modificación de los ajustes de esta, como también a todos los ordenadores, teléfonos y demás aparatos conectados. Todo el conjunto puede peligrar si alguien con mala intenciones se cuela, y es que, para empezar, podría incluso cambiar la clave de acceso por otra completamente diferente, impidiendo el acceso a cualquiera.

Ahora bien, ¿cómo se puede impedir todo esto? Vamos a explicártelo a continuación, explicándote el mejor método para blindar toda tu red frente a cualquier acceso no deseado.

Bloqueo de accesos por MAC

La MAC es algo así como el DNI digital de un dispositivo cuando se conecta a cualquier red. Los routers modernos cuentan, en su interior, con un apartado de configuración que permite limitar o permitir el acceso a diferentes dispositivos en función de su MAC. De esta forma, puedes establecer una lista blanca de aparatos que sí pueden conectarse, o lo que es lo mismo, limitar el acceso a cualquiera que no conozcas para que no pueda entrar en tu red.

Es algo útil por la seguridad que trae consigo, ya que hace que solo tú seas quien pueda determinar quién se conecta y quién no, con un grado de seguridad que está por encima incluso de la contraseña de la red. Impedirás que cualquiera persona no deseada se conecte y, por lo tanto, anularás por completo el riesgo. ¿El problema? Que tendrás que modificar la lista cada vez que quieras añadir a alguien para que se conecte.

Descarta la clave estándar

Nunca puedes dejar la clave de la red Wifi que viene por defecto. No es buena idea conservarla, dado que muchas herramientas de hackeo se apoyan en eso para conseguir resultados con más facilidad, lo que te acabará trayendo problemas en caso de que alguien intente colarse. Por eso, tienes que hacer todo lo posible por cambiarla por una propia.

Asegúrate de cumplir con los requisitos de extensión, como también de reforzar la dureza de la clave aplicando una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números, símbolos y hasta espacios. Con todo eso, conseguirás que descifrar la contraseña sea mucho más complicado incluso para los programas más avanzados.

Siguiendo estas indicaciones conseguirás hacer que tu red inalámbrica esté mucho más protegida frente a cualquier posible ataque. Son métodos simples, pero realmente eficaces a la hora de blindar toda tu conexión. Sin duda, la mejor forma de garantizar la estabilidad de tu conexión y la integridad de los dispositivos conectados en el hogar.